España Discovery

lunes, 11 de julio de 2011

Otro turismo en Sakana, un nuevo enfoque

EL CAMPING DE ARBIZU, EL PRIMERO CON SELLO ECOLÓGICO, ABRE SUS PUERTAS CON 388 PLAZAS
Aitor Karasatorre, uno de los promotores del camping, delante del lago artificial.

Si bien es cierto que la opción turística del camping es más económica, más allá de la crisis, esta manera de disfrutar de las vacaciones tiene cada vez más adeptos. Pero aún queda mucho camino por recorrer para llegar a los niveles de otros países de Europa. El Estado español, un destino turístico por excelencia, cuenta con 1.250 campings. En Francia son 9.000. En relación a las caravanas y autocaravanas, en el Estado hay unas 145.000. En Alemania o Francia superan el millón.

En Sakana, una comarca que quiere poner en valor su potencial turístico, se ha sumado a la oferta existente el camping Arbizu, el primero de estas características con sello ecológico en el Estado. Cimientos realizados con neumáticos reciclados, paredes revocadas con cal sobre fardos de paja o aislante de algodón reciclado en techos y paredes son algunos de los materiales utilizados para su ejecución. Además, se han seguido criterios de bioconstrucción y bioclimáticos. "Los edificios están orientados hacia el sur. Además, se alimentan de energías renovables, con una caldera alimentada con huesos de aceituna y molinos de viento", explica Aitor Karasatorre, gerente de este ecocamping.

Con 72 parcelas para caravanas, autocaravanas y tiendas con superficies de 140 y 70 metros cuadrados, cuenta también con 17 bungalows bioclimáticos. Representan 388 plazas en total. Se trata la primera fase de este proyecto puesto en marcha por Beriain Azpia SL, cuatro promotores de Arbizu y Etxarri Aranatz que han apostado por crear riqueza en la comarca. Ha sido posible tras cuatro años de trabajo y una inversión de 1,5 millones de euros. Sus previsiones son llegar a un millar de plazas en un futuro. En la actualidad tienen autorización para 552, tal y como apunta el gerente.

Las instalaciones se levantan sobre una superficie de 120.000 metros cuadrados en un entorno privilegiado, con espectaculares vistas al monte Beriain y la ermita de San Donato, que ofrece una de sus mejores caras, y a las sierras de Urbasa y Aralar. Se encuentra junto a la carretera a Unanu, a sólo un kilómetro de la autovía. En la parcela se plantaron 4.000 árboles de 16 especies, todas autóctonas.

En esta primera fase han abierto una tienda que ofrece productos ecológicos, un pequeño restaurante con terraza y un edificio de servicios. A corto-medio plazo prevé ofrecer un espacio para grupos tipo albergue, aulas de formación, una granja y un área de huertos.

Y es que uno de los objetivos de este camping es impulsar la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. Por ello, esta pasada primavera se organizo un curso de huertos ecológicos y otro sobre construcción de hornos finlandeses. Para septiembre está previsto otro de bioconstrucción.

PISCINA NATURALIZADA Los diferentes espacios del camping se disponen en torno a un lago artificial de 500 metros cuadrados diseñado por un técnico alemán sobre arcilla pisada, grava de río y arena que los promotores del camping prevén autorizar como piscina naturalizada. "Es el mayor reto que tenemos. En Europa hay más de 20.000 pero en Navarra no hay legislación al respecto" observa Karasatorre. Por otro lado, están tramitando la etiqueta ecológica de la UE, que le convertirá en el único camping de tal características en Navarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario