España Discovery

domingo, 9 de octubre de 2011

Brillante y fresco...el Txakoli de Álava

Fantástico Txakoli de Álava





El txakoli es un vino especial vinculado desde siempre al pueblo vasco y ligado fundamentalmente hasta ahora a la costa. Así cuenta con una gran tradición en Guipúzcoa, Bizkaia y la Comarca alavesa de Ayala.
Según el doctor Juan Uruñuela el significado de “txakoli” tal y como lo conocemos hoy en día es “vino de caserío” o “vino que se hace en el caserío” que se deriva del euskera “etxakoa” (el hecho en casa) y su evolución a “etxakon” que viene a significar convecino de la casa, para llegar a la palabra “txakon”, y finalmente “txacolin” o “chacolin”.


El Txakoli en Álava


Los primeros testimonios escritos hallados muestran que ya en el siglo IX la producción de txakoli en Álava era práctica común y generalizada entre los agricultores en el Valle de Ayala particularmente en Amurrio, Llodio y Ayala.



Dicha Comarca se sitúa en la zona septentrional de Álava, a cuyo clima atlántico se adaptan perfectamente las variedades de vid autóctonas seleccionadas como la “Hondarribi Zuri “ y la “Hondarribi Beltza”, que son las variedades principales. Un suficiente tiempo de insolación y las moderadas lluvias hacen que la uva se recolecte con una graduación entorno a los 12º, siempre que se supere el temido riesgo de las heladas en primavera, que acechan sobre todo a las plantaciones situadas bajo las laderas de la Sierra Salvada.


Ahora es posible visitar dos magníficas bodegas del la Denominación de Origen Txakoli de Álava...de la mano de España Discovery.









sábado, 8 de octubre de 2011

Rioja Alavesa, para visitar y disfrutar con España Discovery


El paisaje y sus Gentes


El vínculo entre bodegas, turismo, gastronomía, arquitectura y arte está reinventando una de las comarcas más atractivas del panorama vitivinícola internacional. La novedosa Ruta del Vino, con su peculiar trazado y sus múltiples actividades, ha consolidado a la Rioja Alavesa como destino inexcusable para el viajero que busca sabores, paisajes y sensaciones diferentes.

Hombre, tierra y vino; éstos son los rasgos de carácter de la Rioja Alavesa, una comarca de escasos trescientos kilómetros cuadrados custodiada al Sur por el río Ebro y al Norte por la imponente sierra de Cantabria, macizo de color ceniza que no agota ni cansa la mirada, como el fuego de la chimenea o el horizonte abierto del océano.

La zona, que atraviesa los quince municipios que la conforman, es en su misterioso e inmenso apogeo como un mar de viñas y surcos en el que la retina atrapa un mapa de villas medievales, de municipios sellados por la heráldica de testimonios históricos y culturales, de bellas mansiones solariegas, de infinidad de bodegas cuyo actual hilo conductor es enfrentar lo nuevo a lo antiguo, la artesanía a la modernidad, porque en estos paisajes la cultura del vino se palpa en todas partes.

Es una ruta, por sus dimensiones moderadas y sus prácticos accesos, que invita a ser recorrida de sol a sol, entre recintos amurallados, pinceladas renacentistas y barrocas, dólmenes y olivos milenarios, iglesias góticas de silenciosa y tenue belleza, lomas y praderas de cepas donde sobrevuelan alas de titanio y olas en forma de cubas gigantescas; todo junto a gentes que saben que la convivencia, la hospitalidad y la bienvenida es una forma de vida.